Invierno cruel y maravilloso


La cara al viento frio, observo el invierno en su blanca plenitud. El invierno injusto y cruel, el invierno asesino y maravilloso. El continuo ir y venir entre temperaturas bajo cero y sobre cero convierte el suelo en una verdadera esponja, ávida de vida y de verde. El bosque entero cruje y se estremece bajo la bota de la helada mordaza de la nieve. En el silencio blanco, los menos aptos morirán, solo los más fuertes y los mejor adaptados sobrevivirán para ver amanecer la ansiada primavera. Pero mientras eso no suceda, la Vida seguirá escondida bajo la sábana santa de muerte y resurrección, y escribirán los habitantes de mi bosque y el tuyo su historia y su suerte en la superficie helada, para que tu y yo la leamos impresionados, ateridos, asombrados, emocionados. La cara al viento, despliega tus alas, y vuela bajo el cielo azul, sobre el blanco inmaculado del bosque, que nunca te faltará cielo para volar, que nunca te faltará invierno para huir ni primavera a la que llegar, que nunca faltará Belleza en tus ojos y calor en tu alma conmovida. Que nunca te roben la Libertad ni la capacidad de volar, libre, completo, total, sobre el maravilloso espectáculo del Bosque en lo más crudo del Invierno. Pocas razones hay más dignas para vivir.
O ¿es que eres de los que todavía piensan que la Humanidad no puede volar en Libertad? El invierno se encargará de todo, descuida. Tu solo, cara al viento, despliega ya tus alas y ¡¡Vuela!!

Juan Goñi

2 comentarios:

Publicar un comentario